Tortilla de patata

 

GRADO DE DIFICULTAD: MEDIO

INGREDIENTES PARA 4-6 RACIONES

 

1 kg. de patatas

1 cebolla mediana (opcional)

5 huevos

1/4 lt. de aceite de oliva virgen extra

Sal

Pelar y quitar todas las posibles marcas (“ojos”) a las patatas, lavar y secar. Cortarlas de forma irregular, en trozos no demasiado pequeños y poner sal. Poner el aceite en una sartén suficientemente grande para que las patatas quepan con holgura. Cuando esté bien caliente echar las patatas (con lo que la temperatura del aceite bajará), subir un poco la temperatura y dar unas vueltas.

Una vez que el aceite vuelve tomar temperatura y a burbujear fijar el calor en posición intermedia. Las patatas hay que freírlas a fuego medio y darles vueltas de vez en cuando para que se hagan por igual.  Si se va a poner cebolla se añade bien picada a las patatas. Para evitar que la cebolla se queme es conveniente que quede “envuelta” entre las patatas, evitando que toque el fondo de la sartén.

Bajar un poco la temperatura y poner una tapa para que se sigan haciendo pero más lentamente, dando alguna vuelta como al principio. Cuando estén hechas (deben quedar más cocidas que fritas, pero tampoco hechas puré) se sacan con una espumadera a un escurridor que colocaremos sobre la sartén que luego vamos a utilizar para cuajar la tortilla. Dejamos un rato para que escurran bien y enfríen un poco.

Mientras, batimos los huevos con sal. No hay que batir demasiado, lo que se llama a “punto de tortilla”. Echamos en un bol y mezclamos con la patata. Al que le guste la tortilla con la patata muy deshecha, es el momento de aplastar un poco con un tenedor. Si se quiere con la patata más entera, no hay que tocarla, dejando simplemente que ésta absorba el huevo. Pasado un rato procedemos a cuajar la tortilla.

Si no se tiene mucha práctica es mejor elegir una sartén antiadherente que sea pequeña para que no coja mucho peso y facilite el dar la vuelta. Mojar el fondo con el aceite en el que hemos frito las patatas y poner a fuego fuerte. Echar una capa de 1 cm. aproximadamente (a gusto, hay a quien le gusta más alta). Dar forma al borde ayudándonos con un tenedor o espátula, mover la sartén en círculos como cuando se hacen crepes y en menos de medio minuto dar la vuelta con un plato. Volver a poner un poco de aceite y repetir la operación por el otro lado.

Para dejarla poco cuajada: fuego bastante fuerte, y dar vuelta en cuanto comprobemos que se mueve bien y que ha dorado.

Si se quiere que el huevo esté más cuajado: fuego más flojo, poner una tapa y mantener un poco más tiempo.

OBSERVACIONES:

 

Respecto a la tortilla hay gustos muy diversos. Unos prefieren la patata cocida, cortada muy pequeña y casi hecha puré. Otros que esté frita y entera. Alta, baja, seca o jugosa, cada uno tiene que encontrar el punto que prefiere. Yo me inclino por patata bastante entera, mucho huevo no muy batido y tortilla delgada.

Además de la cebolla, se le puede añadir pimiento verde, rojo, jamón, calabacín, espinacas…

Una recomendación: Siempre que se utilicen huevos en crudo o para tortilla conviene asegurarse de que  no tengan suciedad en la cáscara y para ello lo mejor es coger la costumbre de lavarlos y secarlos antes.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (4 votes cast)
Tortilla de patata, 5.0 out of 5 based on 4 ratings

Autor:

Tags: , ,

Por favor deje un comentario

Deje un comentario